¿En qué consiste un diagnóstico logístico?

  • ¿En qué consiste un diagnóstico logístico?

    Un diagnóstico logístico es justamente conocer el estado actual de la logística de la cadena de suministros de una empresa en cada una de las etapas del proceso. El resultado de dicho análisis está basado en la comparación de los valores actuales con los propuestos como objetivo y las mejores prácticas conocidas (best practices)

    El informe del análisis incluye también una serie de propuestas para mejorar la estrategia logística en cada etapa del proceso. El objetivo de este tipo de diagnosis está directamente relacionado con el valor agregado que se le puede ofrecer al cliente y a los accionistas de la empresa, puesto que mejora el uso de los recursos, los cuales pueden ser limitados, y ayudan a los directivos a tomar decisiones relacionadas con la inversión.

    Quiénes pueden realizar un análisis logístico de la empresa

    Hace unos años el diagnóstico era realizado por un experto en la materia. Eran asesores de la empresa que ponían en evidencia toda su experiencia y conocimientos en la entrega de recomendaciones.

    Hoy en día se busca que sean los mismos responsables de la logística de una empresa quienes efectúen dicho análisis. Lo más importante es que a partir de dicho análisis, pueda plantear las mejoras que se pueden realizar.

    Existen diferentes maneras de realizar dicho diagnóstico y una de ellas es la comparación directa de lo que se realiza con las buenas prácticas. Puesto que las normas han sido probadas y garantizan de alguna manera muy buenos resultados a largo plazo. Otorgando confianza a la gerencia y clientes de la empresa.

    En cambio, en los casos que se necesite tomar medidas urgentes, se recurre a los indicadores de los informes financieros o benchmarking.

    Diagnóstico logístico

    En qué consiste el diagnóstico logístico

    Para llevar a cabo este tipo de análisis se necesita tener bien claro los objetivos de la empresa. En base a ello, se compara el proceso actual con el proceso aconsejado por los especialistas. Todo el proceso se divide en varias fases.

    Existe una tabla de buenas prácticas para cada proceso de la cadena de suministros que son siete: Administración y planeamiento de la demanda, producción, materias primas, distribución y transporte del producto, almacenamiento y servicio al cliente.

    En cada una de estas tablas se valora del 1 al 5. En el mismo, se valora con 1 cuando no existe un plan en dicho proceso. Y con un 5 cuando se realiza un plan completo de acuerdo a las buenas prácticas.

    Con estos valores se obtiene un posicionamiento o estado global logístico de la cadena de suministros de la empresa, por procesos. A partir de allí se comienza a trabajar en las mejoras que se pueden realizar dentro de cada proceso para lograr un plan estratégico logístico global. 

    En este punto, sirven todos los indicadores a los que podamos acceder de las compañías de nuestra competencia o de referencia.

    Al tener una idea general, y por procesos, se puede realizar un análisis más detallado que permita identificar dónde se debe tomar medidas de manera urgente y donde se puede mejorar a largo plazo.

    Todo el proceso debe estar respaldado por un informe donde se muestran los valores de cada proceso y se visualice a través de gráficos, donde se pueda notar a simple vista una optimización del costo, de recursos y del tiempo. El objetivo de la puesta del diagnóstico logístico se verá reflejado en los resultados de la compañía. 

    Caso concreto de las compañías de transporte internacional

    En el caso particular del Transporte Internacional se puede obtener un valor de diagnóstico de acuerdo a las buenas prácticas en el proceso Costo de servir. Otorgando un 1 en el caso de que no exista una medición de costos, y un 5 para cuando exista un proceso de evaluación de costos de servir que además aporte valor agregado al cliente.

    En el proceso de Administración de la orden, por ejemplo, es mejor cuando existe una centralización de atención al cliente desde el pedido hasta el cobro, incluyendo comunicación con el cliente con información de la trazabilidad del estado del pedido. También se tiene en cuenta si existe algún tipo de automatización en la programación de entregas para que sean más optimizadas.

    El tiempo de ciclo también es fundamental y según las buenas prácticas se debe contar con el tiempo de cada ciclo y un programa que permita la reducción del tiempo total, incluyendo certificaciones que reduzcan el tiempo de inspecciones en el momento del recibo y entrega del producto.

    Todos estos valores serán analizados junto con los KPIs o indicadores de performance de la operación. Todo será incluido en el informe que servirá para elaborar nuevas metas que estén alineados con los objetivos de la empresa

    Con el informe del diagnóstico logístico, se podrá determinar el estado actual de la compañía y todas las estrategias logísticas que se puedan implementar para mejorar el rendimiento de la empresa.

    Diagnóstico logístico
  • Volver a Novedades