¿Cómo mejorar la gestión de logística y almacenes?

  • ¿Cómo mejorar la gestión de logística y almacenes?

    Una correcta gestión de logística y almacenes puede hacernos ahorrar tiempo y dinero, aumentar nuestra productividad y brindar un servicio más eficiente. En esta nota vas a conocer todo lo necesario para acompañar el constante crecimiento del comercio electrónico y su multiplicación de pedidos día tras día.

    ¿Qué es y por qué es importante la gestión de logística y almacenes?

    La gestión de logística y almacenes es un modo de trabajo de dos partes. Por un lado, tenemos todo lo relacionado al transporte y envíos. Por el otro, almacenamiento de stock, inventariopedidos. Se estima que el 30% del precio final del producto tiene que ver con costos logísticos y de almacenamiento. Por eso, es importante gestionarlos de una manera eficiente, en busca de un precio más competitivo para nuestro producto.

    12 consejos para mejorar la gestión de logística y almacenes

    Mejorar la gestión de logística y almacenes

    1. Elegir la estrategia de logística adecuada para las necesidades de tu almacén

    No es lo mismo un almacén chico que envía 50 pedidos por día que uno que hace 1000. Es por eso que es importante identificar tus necesidades: evaluar tu almacén y la cantidad de pedidos te va a ayudar a establecer una estrategia logística. Hay que tener en cuenta cuatro categorías:

    • Pequeña logística: la regla del 5: si tenés alrededor 50 pedidos al día, bastan 500 m² de almacén, con un equipo de 5 personas. No es una organización que requiera una estrategia peculiar. El picking se realiza pedido a pedido y los miembros del equipo pueden efectuar distintas funciones respondiendo a la necesidad.
    • Logística estructurada: si tu operación sobrepasa los 50 pedidos por día, la gestión de logística y almacén empieza a complejizarse. Se van a requerir almacenes profesionales, distribuciones rigurosas y un picking realizado por lotes de pedido. Ya entramos en la zona en que cada miembro del equipo debe tener una tarea particular.
    • Logística industrializada: estamos hablando de más de 1000 pedidos por día. Aquí tus operarios deben ser especialistas en los sistemas tecnológicos de logística y almacén. Un cierto grado de automatización va a ser requerido para que la operación siga siendo rentable.
    • Externalización de logística: esta última opción es la más práctica. Se trata de subcontratar una logística especializada en almacenamiento de terceros y distribución de largas distancias. Esta es la única forma de hacer frente a los picos de actividad.

    2. Mejorar el entorno de trabajo

    Las mejoras en el espacio de trabajo pueden hacerse sobre dos frentes: humano y tecnológico. Por el lado del primero, hay que disminuir los desplazamientos innecesarios para así optimizar la distribución y facilitar el picking. También es importante limitar el transporte de cargas pesadas: sólo deberían hacerse con máquinas, para evitar accidentes y acelerar tiempos.

    Luego, es importante invertir en equipamiento tecnológico de calidad. Estamos hablando de lectores de códigos de barras, pantallas, tecnología RFID, y otros. Otras tecnologías, como las máquinas de envolver, las de producción de relleno o las selladoras pueden agilizar también el trabajo.

    3. Estructurar y ordenar el espacio en el almacén

    Esta estructuración consiste en establecer un sistema de numeración de todos los productos. Así, podés armar rutas logísticas que agilizarán el trabajo. Este sistema debe complementarse  además con una delimitación de áreas: de sobrestock, de almacenamiento, de picking, de llegada y salida, de carga y descarga, etc.

    4. Especializar las tareas de cada uno de los empleados

    La especialización profesional de los miembros de un almacén lleva a un trabajo más preciso. De este modo, se obtiene un grado de eficiencia superior. Por eso debe haber tareas bien establecidas. Las principales son picking, preparación de pedidos, recepción, envío, embalaje.

    5. Establecer una zona de stocks de alta rotación

    Los productos más solicitados por los clientes son, por lo tanto, los más demandados por los miembros del equipo. Por eso, se recomienda la creación de un área especial para el almacenamiento de los mismos. En general, se suelen ubicar cerca del área de llegada o de embalaje y envío.

    6. Organizar productos dependiendo de su clase logística

    Mejorar la gestión de logística y almacenes es mejorar la clasificación de los productos de acuerdo con sus necesidades. Pueden ser productos pesados, que requieran un manejo dedicado y técnico. También pueden ser productos frescos, que utilizan heladeras y freezers. O incluso mercaderías personalizadas, que por ejemplo requieran pasar del almacenamiento a fabricación, para terminar en el área de empaquetado.

    7. Usar la técnica de cross-docking

    El objetivo del cross-docking es que un producto pase la cantidad mínima de tiempo en almacenamiento. Para lograr esto, las mercaderías se descargan en su llegada al almacén y se mueven directamente al  transporte. Así se evita el paso por el stock, disminuyendo la exposición a riesgos y accidentes.

    Cross-docking para mejorar la gestión de logística y almacenes

     

    8. Centrarse en la preparación de productos similares

    De este modo podemos ahorrar tiempo de picking. Con sólo observar que hay más de una orden de entrega del mismo producto, se consigue una ventaja al prepararlas al mismo tiempo. Se evita así un constante ir y venir del picking.

    9. Automatizar la gestión de las roturas de stock

    Gestionar el desabastecimiento de stock es un gran desafío. Interrumpe la cadena de suministro y genera insatisfacción en los clientes. Por eso, es importante contar con un procedimiento automatizado con los equipos de servicio y ventas. El envío automático de un correo electrónico para una próxima reposición es lo más habitual.

    10. Realizar controles de calidad para evitar errores

    Para evitar errores en los pedidos hay que revisar los productos en cada paso del proceso logístico. Así, a la llegada, picking, embalaje y envío, se evalúa el paquete. Una forma de acelerar este proceso es por medio de un escaneo: este sirve para verificar con precisión los productos en el momento de empaquetamiento.

    11. Practica el lean management

    Un enfoque de lean management  nos aporta una mejora continua en nuestra gestión. Este nos permite, a través de una jerarquización interconectada de todos los trabajadores, lograr más eficiencia. Se busca eliminar cualquier pérdida de tiempo, esfuerzo o dinero mediante un análisis de cada paso del procesos. Ahí, se decide si revisar o cortar pasos que no crean valor.

    12. Utiliza un Sistema de Gestión de Almacenes (SGA)

    Estos sistemas se basan en la aplicación de software para dar soporte a las operaciones de un almacén. De este modo, se centralizan las diferentes tareas, como los inventarios y la ubicación exacta de los productos en stock. Su implementación puede conducir a un mejor control del almacén, constante y rápido.

    Conclusión sobre la gestión de logística y almacenes

    La gestión de logística y almacenes requiere hoy de un conocimiento específico y profesional. Por eso, desde Tradelog lo generamos continuamente, manteniéndonos actualizados y capacitando a nuestros operarios en cada paso.

    Mejorar la gestión de logística y almacenes
  • Volver a Blog