¿Qué es el efecto látigo en la cadena de suministros?

  • ¿Qué es el efecto látigo en la cadena de suministros?

    La demanda varía constantemente y dichas oscilaciones pueden provocar fluctuaciones en el ciclo de vida de un producto. Dichas consecuencia se denomina efecto látigo en la cadena de suministros. Se utiliza el término látigo porque un pequeño movimiento de muñeca puede provocar un amplio movimiento en la punta del látigo. Aquí veremos cuáles son las causas más frecuentes, los efectos que tiene en la empresa y cómo controlarla para minimizar sus efectos.

    Características del efecto látigo en la cadena de suministros

    La previsión de productos está relacionada directamente con la demanda. Al suceder pequeños cambios en la demanda se amplifican en cada eslabón superior de la cadena de suministros.

    Para ejemplificar, podemos pensar en un pequeño comercio que necesita 11 unidades de un producto que viene en pack de 10 unidades. En ese caso el comerciante se encontrará en la disyuntiva de comprar solo un pack y tener una unidad menos o comprar 2 packs y tener 9 unidades de más.

    Ampliando el ejemplo, podemos pensar que este comerciante tiene una cadena de 30 locales con el mismo inconveniente. Si además pensamos que esta situación se amplifica para todo el país, también sería necesario ampliar la flota de camiones de distribución. Por lo tanto, todo se amplifica mucho más de lo que se necesita, provocando un aumento innecesario de costes.

    Esta amplificación es lo que se denomina efecto látigo en la cadena de suministros y puede ser evitado con una adecuada planificación. 

    efecto látigo en logística

    Causas que provocan el efecto látigo

    En la actualidad, la oferta y demanda varía muchísimo y todo proveedor desea dar un servicio de calidad a sus clientes. Entonces es cuando comienza todo este ciclo que afecta negativamente a la cadena de suministros.

    Los eslabones más afectados de la cadena de suministros son los clientes, los distribuidores y  la producción.

    Un camino que se puede tomar para evitar estos efectos es basar la reposición de productos en la demanda. Para solucionar rápidamente alguna falta de producto, se puede recurrir a las reservas que se pueden tener sólo en algunos puntos de la cadena de suministro.

    El efecto negativo se amplia y bastante, cuando la empresa basa su planificación de suministros en la oferta. Puesto que normalmente sucede que se adquiere un stock mucho más amplio del que se necesita. Por lo tanto, es muy probable que algunos productos no se vendan y quede en el stock por mucho tiempo aumentando el costo de almacén. 

    El caso opuesto sería que tengan un stock insuficiente para cumplir las necesidades de los clientes, ofreciendo un servicio de mala calidad. Además, puede suceder que ya se haya hecho un pedido más grande que será rechazado. Eso puede provocar un uso inadecuado de materias primas, recursos tecnológicos y humano. Incluso pueden haber sido contratados los camiones que harían la distribución de los productos. Todo un costo innecesario que puede ser totalmente evitado.

    Cómo reducir el efecto negativo en la cadena de suministros

    Una fluctuación en la cadena de suministros, por carencia o exceso de stock, no es bien recibida por ningún gestor. Por lo tanto, se debe comenzar a controlar que la estimación de la demanda sea lo más cercana a la realidad.

    Otro punto a controlar es que las provisiones sean flexibles, es decir, que se pueda enviar varias veces, lotes pequeños y no lotes grandes pocas veces.

    Las estrategias de cambios de precios o poner en oferta un producto, puede hacer que la demanda aumente. Por lo tanto, se debe controlar y prever dichas fluctuaciones. Lo mejor es tratar de mantener un precio aproximadamente estable, aunque eso en muchas categorías de productos es casi imposible.

    Para minimizar en todo lo posible los efectos negativos en la cadena de suministros se debe mantener una buena comunicación con todos los sectores que la integran. Para ello, se recomienda tener toda la información centralizada en un solo lugar. De esta manera esta información siempre estará actualizada y disponible para el personal que necesite acceder a ella.

    Otra estrategia para minimizar el efecto de estas fluctuaciones es minimizar el lapso de tiempo que ocurre desde la solicitud de la orden de compra del producto hasta la entrega del mismo

    Teniendo en cuenta estos pequeños consejos podrán minimizar cualquier fluctuación que se desate como efecto látigo en la cadena de suministros.

    Efecto látigo en la cadena de suministros
  • Volver a Novedades